Familias y empresarios podrán lograr el perdón a su deuda en sólo 3 meses

Familias y empresarios podrán lograr el perdón a su deuda en sólo 3 meses

Los jueces de Barcelona acortarán los plazos en los concursos de personas físicas.

Lograr el perdón judicial a las deudas que no se pueden pagar será a partir de ahora mucho más fácil y rápido. Al menos, en Barcelona. El Tribunal Mercantil de Barcelona –que agrupa a los once juzgados mercantiles de la provincia– y el juzgado de primera instancia número 50 de la ciudad de Barcelona han aprobado un protocolo de actuación para acortar al máximo los plazos de tramitación de los denominados concursos de acreedores consecutivos, que afectan a empresarios y avalistas, por un lado, y a ciudadanos particulares, por el otro.

Leer artículo

Hambre para hoy, pan para mañana.

Hambre para hoy, pan para mañana.

Artículo publicado por el Diario El Mundo (versión impresa) el 27 Nov. 2018 

Si preguntamos qué tienen en común el escritor Miguel de Cervantes, el pintor Rembrandt o el compositor Ludwing Van Beethoven, se nos pasarán muchas opciones por la cabeza y seguramente no acertaremos con la respuesta. El punto de unión de estos ilustres personajes históricos es que todos cayeron en quiebra económica en algún momento de sus vidas y, de esa situación, además de salirse airosos, se llevaron un aprendizaje que supieron aplicar en sus trayectorias profesionales y personales.

Deudores y acreedores han existido desde el inicio de los tiempos. En la actualidad, todos podemos caer en bancarrota: desde grandes empresas a pequeñas, o incluso personas físicas. En algunos casos, debido a circunstancias involuntarias y en otros, por exceso de ambición. El concurso de acreedores puede ser el mecanismo para absolver nuestras deudas, una herramienta muy útil a la que siempre se le ha dado una visión negativa cuando puede ayudar a resolver nuestra situación financiera. Este concurso es la solución que permite que las personas o empresas endeudadas puedan pagar en función de un esfuerzo razonable, de lo contrario, se mantienen deudas imposibles de pagar por la persona.

Se educa a la gente en la bonanza y no en otras situaciones como puede ser la ruina económica y, cuando piden ayuda, es porque ya están al borde, sino de pleno, del colapso financiero. Esta es una mentalidad muy latina, algo muy diferente de lo que sucede en países como Estados Unidos. Por poner un ejemplo, el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró sus negocios en bancarrota hasta en seis ocasiones. La legislación estadounidense permite a las compañías borrar gran parte de su deuda una vez la han superado. Así, no queda huella de que han pasado por este procedimiento y no perjudica, en un futuro, el buen desarrollo del negocio.

En cambio, en España se estigmatiza a aquellos que se han visto abocados a acogerse a un procedimiento concursal de cualquier ámbito. Se les ve como personas que han tenido un fracaso en su proyecto económico y que difícilmente podrán recuperarse. Es un tema que vivimos muy de cerca desde nuestra Fundación. En la Fundación Nagel nos encontramos diariamente con colectivos en riesgo de exclusión social, sobre todo derivados del sobreendeudamiento. Para evitar situaciones como esta, promocionamos la educación financiera y económica en niños, adolescentes y adultos a través de seminarios y congresos.

Recientemente hemos publicado un libro “Visión Concursal”, de la editorial Kant Ediciones, donde por primera vez trece magistrados de reconocido prestigio se han unido para explicar de manera clara el funcionamiento del concurso de acreedores. Os invitamos a que lo leáis y a reflexionar más sobre todas estas cuestiones.
Quiero retar a aquellas personas que se sientan en exclusión social por estar pasando por un mal momento económico a que se pongan las “gafas de visión concursal”, para que vean cómo con esta actividad es posible resolver los problemas y empezar de cero. Y también a toda la sociedad en general, para que tengan la misma perspectiva, sin señalar a nadie por sus números rojos.

Ya hemos visto que la historia está plagada de ejemplos de personajes históricos que han salido de la ruina. Al final, el impacto de esta experiencia hizo que, compositores como Beethoven, crearan sinfonías que sonaron mejor que nunca y lograron su recuperación económica, porque, adaptando el refranero español: “hoy es hambre, mañana puede ser pan”.

Raphael Nagel   

Jornada en Gijón sobre la ley de Segunda Oportunidad y la Mediación Mercantil con Raphael Nagel

cabecera

El Colegio de Abogados de Gijón y la Fundación Nagel organizan el jueves una jornada sobre la ley de Segunda Oportunidad y la Mediación Mercantil con Raphael Nagel. El diario La Nueva España publica un artículo sobre la reunión.

Leer el artículo