rtpa

Desde 2015, a través de la llamada Ley de Segunda Oportunidad, las personas físicas, que no son titulares de empresas, también pueden acogerse a un concurso de acreedores, aunque lo hacen muy pocas. Apenas 11 en 2016, según el Instituto Nacional de Estadística.

Leer artículo