El uso incorrecto de las tarjetas de crédito puede causar muchos problemas y sobresaltos futuros. Las personas tenemos que ser conscientes de nuestro poder adquisitivo.

Aquí te doy 4 consejos para utilizar de forma correcta la tarjeta de crédito:

-Conoce bien las condiciones de uso de tu tarjeta de crédito.  

Es muy importante conocer las condiciones de uso de tu tarjeta de crédito, cuando vas a realizar un pago y también antes de firmar el contrato con la entidad emisora. Debes conocer bien los siguientes aspectos:

  • El límite de crédito a tu disposición.
  • La cuota a pagar, que se puede consensuar con la entidad.
  • La periodicidad de las cuotas a pagar.
  • La TAE que lleva aparejada la tarjeta de crédito.
  • Las comisiones asociadas al uso de la tarjeta.
  • Es conveniente elaborar un presupuesto para usar la tarjeta.

Las penalizaciones por impago normalmente son muy elevadas, es conveniente no hacer uso de la tarjeta por encima de tus posibilidades.

-Mantente siempre informado del saldo de tu tarjeta de crédito

Para tener las cuentas al día y no gastar más de lo necesario, es muy importante estar siempre informado del saldo actual de tu tarjeta de crédito. Repasar los pagos que te aplica la entidad es también muy importante, para saber si se ajustan a lo acordado en el contrato.

-Utiliza solo una tarjeta de crédito

Aunque utilizar más de una tarjeta pueda parecer que tengas más dinero disponible, lo importante es que las obligaciones también se multiplican. Si tienes un comportamiento negativo con tus tarjetas de crédito te penalizara en tu historial crediticio. Aquí te dejo unas recomendaciones:

  • Restituye el saldo de tus tarjetas.
  • Compara las condiciones de tus tarjetas y quédate con la tarjeta que te ofrezca unas mejores condiciones.
  • En el caso de que necesites más dinero, contacta con la entidad de tu tarjeta y acordar un aumento del límite de crédito.

 

-No aplaces demasiado los pagos

Esto es un error muy habitual. Aplazar los pagos es una forma de engañarse, ya que aumenta los gastos por comisiones. En el primer punto, aconsejo hacer un presupuesto para poder cumplir con la devolución de una determinada compra en los siguientes dos o tres meses.

A veces, puede resultar más conveniente solicitar un minipréstamo, para quedar libre de ataduras cuando se devuelve el importe y los gastos de gestión.