Mariano Rajoy tendrá muchos retos económicos en esta nueva legislatura. Es evidente que el crecimiento de la economía está en caída y habrá que devolver a los inversores extranjeros la confianza en el país. El déficit público aún está entorno al 2,7% y necesita ser reducido. Pero la Comunidad Europea pide introducir medidas poco populares y claramente, que nadie os diga lo contrario, Rajoy deberá subir los impuestos a los ciudadanos.

La deuda pública se ha disparado al máximo y el paro sigue en niveles muy altos (19%). Estos serán algunos de los retos que debe afrontar Rajoy, pero gran parte del éxito de estos dependerá de las personas escogidas en el nuevo gobierno ayer anunciado

Bajo mi punto de vista, Rajoy solo debe hacerse una pregunta en materia económica….  ¿Este gobierno será capaz de reducir la deuda pública?

Actualmente el BCE (banco central europeo) está analizando varias opciones para poder reducir este endeudamiento que amenaza a la estabilidad de nuestra moneda común (Euro). Estoy convencido de que una de las opciones que se contemplan para reducir la deuda pública sería introducir medidas similares a las que aplicaron los EEUU entre 1946 y 1951. Bajo una política de control de los tipos de intereses, se consiguió la reedición de la deuda pública, pasando de un 118% en el 46 al 73,5% en 1951.

¿Cómo se consiguió este milagro? Reduciendo el poder de adquisición real de los ciudadanos en un 40%. Que nadie os diga lo contrario, si el Gobierno consigue reducir la deuda pública, el coste lo habrán pagado, una vez más, los ciudadanos a pie.